Música programática (Parte 1)

11041589_10205753737419197_6108429466270882675_n

“A good question! The audience should not need a long artist’s statement or program note to understand what’s going on.” – David Rothenberg

Desde mi punto de vista, la música programática es la interpretación musical de un lenguaje externo a ella. Al ver algo me pregunto: ¿Cómo sería eso si fuera música? Una segunda menor nos haría entender la tristeza de la niña que pierde su globo. Muchos compositores transforman libros, poemas, pinturas, imágenes, libretos, etc. en obras como poemas sinfónicos, óperas, escenas dramáticas, ciclo de canciones, entre otros.

Trabajar en algo más que la idea de hacer música, hacer al oyente juegue con su imaginación para lograr transmitir exactamente lo que sentimos al leer esas líneas, al ver esa imagen, no es tarea fácil; Antonio Vivaldi en el barroco buscó evocar la naturaleza, logrando así Las cuatro estaciones; Giacomo Puccini lo hizo con su ópera La Bohème, basado en el libro titulado La Vie Bohème; Modest Mussorgsky y su obra para piano Pictures at an Exhibition (más tarde orquestada por Maurice Ravel);  la Symphonie Fantastique de Héctor Berlioz, una de las composiciones más representativas del género. Son muchos por mencionar, seguro poco a poco en otros post los voy nombrando :)

No se bien en qué momento exacto llegué a necesitar un programa para hacer música, pero después de ahí no quise volver a hacerlo sin tener uno. Como práctica me propuse una vez salirme de mis “zonas de comfort” y componer para algún ensamble nuevo. Fue un poco difícil la idea de afrontar una composición sin letra, sin un background, ¿Cómo me sentía?, ¿Cómo era el motivo?  y más importante aún, ¿Para decir qué? Por ello, decidí crear un programa y basar la composición en un poema. De pronto, la composición para quinteto de viento madera que sentía tan ajena a mi, se hizo parte de mi lenguaje, pude expresarme a través de estos instrumentos (investigando MUCHO sobre ellos) sin sentir que estaba perdido.

Wind Quintet No. 1  está basada en el poema de Mary Frye: Do not stand by my grave and weep (el cual luego descubrí que era ampliamente utilizado en el mundo jeje). Comparto unas líneas de mi programa aquí (está en inglés):

     The clarinet in a solo passage declares the first two lines of the poem (Senza vibrato the first time), explaining with the melody that he’s not dead: he doesn’t believe that he’s dead. Far away, there is an answer (horn), but as he reaches to hear it, he realizes it is his echo trying to convince himself once more.

Do not stand by my grave and weep

Do not stand at my grave and weep.

I am not there. I do not sleep.

I am a thousand winds that blow.

I am the diamond glints on snow.

I am the sunlight on ripened grain.

I am the gentle autumn rain.

When you awaken in the morning’s hush

I am the swift uplifting rush

Of quiet birds in circled flight.

I am the soft stars that shine at night.

Do not stand at my grave and cry;

I am not there. I did not die.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s