No existe el momento perfecto para componer

yo voy-01-01

“I found that when I’m on a deadline, I tend to focus much more on writing, and so I’ll assemble my schedule so that it’s much more about writing. But I’ve also become aware that I’m really flexible in terms of writing ideas down and then getting back to them” – Paola Prestini

Suena horrible, pero es cierto. Cuenta la historia que existe un momento en el que las ideas fluyen, tienes un motivo genial que se desarrolla perfectamente. La armonía está, el contrapunto está, hasta hiciste una introducción y una coda al primer intento. Es eso, un mito.

No es que nunca nos pueda pasar. Dios sabe que me ha pasado. Días en los que no para de gustarme lo que escribo y luego otros… En los que borro o cambió todo. Es un proceso normal. Seguro te pasa.

Al principio, pensé que era el único al que le pasaba, es más aún hay momentos que pienso: “¿Y me hago llamar compositor? ¿Qué estoy haciendo? Que horrible, la creatividad en échale” pero de acuerdo con muchos de mis profesores, colegas, amigos y después de leer mil blogs me dí cuenta de que eso pasa, que la duda llega y si no sabemos controlarla, nos come. Aquí unas recomendaciones:

1.- Cualquier momento es bueno

Parece mentira, pero como dije antes, no existe ese momento mágico donde todo fluye y nadie te molesta al whatsapp o no tienes tarea, trabajo o salidas. El mejor momento es hoy, ahora, ya mismo.

2.- Planificar pero tampoco tanto 

Muchas veces trato de dejar tiempo libre para componer, arreglo mis actividades, hago listas, organizo y aún así, cada vez me doy cuenta de que siempre habrá algo que hacer. Por ello, hay que cerrar los ojos y componer.

3.- Just keep going

Una vez que nos sentamos, entramos en fase, literalmente nos perdemos en escuchar eso que queremos escribir que suena en nuestra cabeza. Sin embargo, muchas veces no nos gusta, no sale como queremos, dudamos y decidimos parar. La idea es continuar, seguir aunque dudemos, quizás nos guste o quizás no pero sin duda la idea es seguir buscando, seguir rayando papel, escuchando que hacemos con el piano o que cantamos. Al final sabremos por dónde es y por dónde definitivamente no es.

4.- No seas tan duro contigo mismo

Somos compositores, ¿Algo ya escribimos no? No fue suerte, no fue un acierto y ya. Vivimos en constante conocimiento de nuestra musicalidad, y eso lleva tiempo y paciencia.

5.- Escucha música sin parar

Escucha muchos géneros, muchos compositores, muchos ejecutantes, escucha eso que de alguna forma se parece  a lo que quieres componer. Vivimos de ejemplos y de influencias pero tranquilo, siempre seremos nosotros mismos, no nos podemos escapar de ello.

Bueno, aquí hay 5 pasos que seguro yo mismo tengo que volver a leer y aplicar porque estoy seguro que no los sigo todos al pie de la letra. Por ahora, seguimos viendo que va pasando en el camino :) pronto hablo de lo que he estado leyendo. Por cierto, la foto es una composición para coro infantil que comencé hace unos días en un viaje a Caracas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s